Viernes, 14 de octubre de 2016

Da clic para ver la imagen más grande.
STC/095/2016

 

DISFRUTAN EN EL METRO DE CAPOEIRA, MÚSICA HAWAIANA Y ROCK DE CAMARA


Este viernes, las actividades culturales en el Metro iniciaron en Chabacano, Línea 9, con “El Arte do Pavo” (arte del pueblo), una exhibición de capoeira, que combina danza, lucha y acrobacias con la música.

De las 13:00 a las 14:00 horas, un grupo de 30 personas, de entre cuatro y 60 años de edad, ofrecieron a los usuarios una muestra de esta expresión corporal o “lucha disfrazada de danza” fuertemente ligada a la historia y cultura afro-brasileña.

Posteriormente, en otras estaciones continuó una jornada de presentaciones musicales que culminó hasta después de las 7 de la noche.

El jazz estuvo presente de 14:00 a 15:00 horas, en Zapata Línea 12; con la actuación de Ave Sol, una agrupación mexicana de tres integrantes, cuyos temas tienen la influencia afroamericana del blues, rock y jazz, mezclados con música folclórica y popular.

A las 4 de la tarde, el ensamble “Ear”, con su rock de cámara, llegó a Indios Verdes, Línea 3. Dos guitarras y un violín, fueron suficientes para que un trío de nóveles músicos, todos con estudios profesionales de música clásica, interpretaran temas de videojuegos y electrónicos, rock, bandas sonoras de películas y sound traks de ánime.

En la misma estación, a las 17:00 horas hizo su presentación “Hawaiian Sativa”. Sus tres integrantes logran una fantástica instrumentación con el bajo, ukulele y la guitarra hawaiana. Los singulares acordes lograron detener momentáneamente el paso de los usuarios para escucharlos.

La fiesta musical siguió en Indios Verdes, cuando a las seis de la tarde “Trombotones” resonó. Ocho músicos, la mitad acompañados de trombones, capitanean una peculiar fusión de géneros como el funk y ska, con el jazz.

En la explanada de San Lázaro, Línea 1, hubo, por segundo día consecutivo, “Metrofest”, un concierto del colectivo “Acerock”, con la presentación de los grupos The Bad Crack, Haka, 7 Cilindros, Forastero, Pax Zuyuya, Lunatak y Dream Fire. Las seis bandas invadieron de rock, en todas sus variantes, este espacio, que, de cuatro a siete de la noche, se llenó principalmente de jóvenes para escuchar y bailar al ritmo de cada tema.

Los usuarios del norponiente de la red del Metro también tuvieron música, porque a las seis de la tarde, en Tacuba, Línea 7, “Rockafilia” les ofreció “rock obsesivo-compulsivo, pasional y loco”, como lo definen los cinco integrantes de esta banda. El público que gradualmente los rodeó, escuchó desde un vals tradicional y folclórico hasta blues, jazz, swing, punk y metal.
---o