Martes, 11 de octubre de 2016

Da clic para ver la imagen más grande.
STC/090/2016

 

MÚSICA FOLCLÓRICA, JAZZ Y BALADA POP PARA LOS USUARIOS DEL METRO



Este martes, las actividades culturales en el Sistema de Transporte Colectivo llegaron a tres estaciones de la red: Copilco, Zapata y Universidad, con un abanico de expresiones musicales, ofrecido por dos grupos y una cantautora.

Iniciaron a las 13 horas en Copilco, Línea 3, con la presentación de “Tankincai” para los usuarios que gustan de la música folclórica latinoamericana. El grupo los complació con temas como “El cóndor pasa” y “Carnavalito”. Sus cuatro integrantes atendieron durante una hora las peticiones de su sorprendido auditorio con la interpretación de diferentes canciones mediante la ejecución de la quena, guitarra, zampoña, cuatro venezolano, flauta transversal, charango, bombo, violín y percusiones menores. Los aplausos no se hicieron esperar para “Tankincai”, formado hace tres años.

A la estación Zapata, Línea 12, llegó “Jazzfemia, Jazz”, un trío originario de la ciudad de México que se dedica a componer e interpretar piezas y arreglos instrumentales originales de una manera libre, lúdica y espontánea. De 14:00 a 15:00 horas, ofrecieron composiciones propias y otras que se han quedado en el gusto de los amantes de este género musical.

Sus integrantes: Darío Ordoñez, batería, Erick Alonso, bajo, y Efrén Rodríguez, guitarra, califican su música como “jazz-fusion” y mencionan que el tema más sonado e importante para ellos, por los arreglos propios que le hicieron, es “Bésame mucho”, de la compositora mexicana Consuelo Velázquez.

Las actividades culturales de hoy en estaciones del Metro concluyeron a las 7 de la noche con la presentación de la cantautora Flor Amargo, quien durante una hora presentó a los usuarios de la estación Universidad, Línea 3, un show que incluyó música, canto, baile y risas, interpretando algunos temas de su autoría, como “La vida loca”.

En entrevista, Flor Amargo calificó sus interpretaciones como katartic-pop, porque dice que en ellas ofrece “experiencias llenas de contrastes” y dijo que tiene pasión por la música desde niña, porque a los seis años comenzó con sus clases de piano, que posteriormente perfeccionó en el Conservatorio Nacional de Música.