Arqueologia en el Metro

 

 

El sacrificio ritual

 

Nadie, en su sano juicio, puede justificar el sacrificio ritual de humanos; es horrendo e irracional. Como sabemos, en las excavaciones arqueológicas que abarcan desde la época del Preclásico hasta el Posclásico son abundantes los hallazgos de restos por muerte sacrificial. Los sacrificios humanos y las guerras de invasión son una historia común en todos los pueblos del mundo. Justificar la muerte de unos para la supervivencia de otros, aún hoy, es una práctica cotidiana, con o sin el permiso de los dioses. Cual sea la razón de esa sin razón, siempre será incomprensible. En la época prehispánica  se sacrificaba para asegurar los privilegios que recibían  de sus deidades. Acaso, o más bien, la inmolación de humanos fue un arma estratégica para sostener el poder  político bajo un régimen teocrático, que  manipulando el miedo y el terror a la muerte, se imponía a una sociedad que vivía siempre en  guerras de conquista y sometida a la agonía de ser inmolada selectivamente, a la que se sumaban los vencidos en el campo de batalla.

 

 

En la construcción de la L.1, del tramo de San Pablo hasta Izazaga se rescataron muchas osamentas, incluidas las del adoratorio de Ehécatl. Los objetos que se encuentran junto a ellas, definen si fueron enterramientos ceremoniales por sacrificio o simplemente luctuosos, a los que se sumaron también los de la época colonial.

Abundaron también las osamentas de animales.

 

Aquí se observa varios cadáveres con los brazos en cruz sobre el tórax. Las extremidades inferiores, al parecer, están cortadas a la mitad.

Foto  DEA. INAH.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Entierro ritual de un menor, de uno o dos años, con un pato junto a su cabeza.

El Salvamento Arqueológico en las Excavaciones del “Metro”, en la Ciudad de México. Jordi Gussinyer. B.B.A.A. Información Americana. Sin  fecha. Pág. 95.  Fotos DEA. INAH.

 

 

Restos de un felino.

Fotos DEA. INAH.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

En mayo de 1968, estos restos se encontraron, con otros, frente al atrio de la iglesia de San Pablo que sirvió como panteón en la época colonial. Perteneció a un indígena de edad media. En las extremidades inferiores tiene unos grilletes llamados “apremios” y otro en la rodilla izquierda, que servían para hacer confesar a los presos por medio del dolor.

Estudio de los Restos de un Sujeto con Grilletes Encontrado en la Plaza de San Pablo, Ciudad de México. Luis A. Vargas Guadarrama. Anales del INAH. Época VII. Tomo II. 1969. SEP. INAH. Págs.67-99. Texto resumido.

 

   
Otras piezas de las excavaciones del STC
Museo Nacional de Antropología del INAH, Sala Mexica

 

En la calle de Tacuba  para la construcción de la Línea 2, entre Palma e Isabel la Católica,  a una profundidad de 6 metros se encontró una gran escultura zoomorfa en  piedra andesítica de 73 x 66x 49 cm.

Representa a Xólotl,  “Compañero del Sol”,  dios gemelo de Quetzalcóatl, que se encargaba de recibir a los muertos. En el área del Templo Mayor se encontró otra igual, pero muy dañada.

Una Cabeza de Jaguar.  Jordi Gussinyer. Boletín No.38 del INAH. Diciembre 1969.  Págs. 40-42. Texto resumido.

Xólotl, no jaguar. Alfonso Caso. Boletín No.39 del INAH. Marzo 1970.  Texto resumido.

Fotos del autor. Sala Mexica. MNA. INAH y DEA.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Gussinyer nos informa que en la construcción de la Línea 2, sobre la calle de Guatemala, atrás de la Catedral Metropolitana, se encontró un interesante adoratorio casi completo. Se destaca por su cuidadoso sistema constructivo compuesto  de un perfil exterior de la clásica  disposición de talud y tablero teotihuacano;   la escalinata con robustas alfardas y un pequeño atrio que precede el cuerpo está orientado al poniente . Cubierto de estuco, estaba decorado con pinturas de tipo religioso. Como tal, esta estructura refleja la influencia de la arquitectura de Teotihuacán en los mexicas. La excepcional estructura fue desmontada para exhibirse en el Museo Nacional de Antropología.

Un Adoratorio Azteca Decorado con Pinturas. Jordi Gussinyer. Boletín No. 40 del INAH. Junio 1970.

 Págs. 30-35. Plano e ilustración de Gussinyer. Texto resumido.

 

Planos de la estructura encontrada detrás de la Catedral.

Ob.Cit.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

La pirámide fue desmontada y embalada para trasladarse al jardín de  la Sala Mexica  del MNA, donde se colocó nuevamente.

“Rescate de un Adoratorio Azteca en México D.F.”´Jordi Gussinyer. Boletín del INAH No.2.

Época II, julio-septiembre 1972. Págs. 21-30. Foto del boletín y del autor. MNA.INAH.

 

 

Leopoldo Batres inició las exploraciones del Templo Mayor a principios del S. XX. Los hallazgos, hasta hoy, son inagotables y sorprendentes. 

A partir  del año 1967 por la construcción de la Línea 2 del Metro, de la estación Zócalo a Allende, se dan una serie de  interesantes descubrimientos por ser una zona aledaña  a ese recinto ceremonial.

Sahagún y el recinto ceremonial de Tenochtitlán. Eduardo Matos Moctezuma.  Revista Arqueología Mexicana,  No. 36. Págs. 22-31. Texto resumido.  Ilustración de  Julio E. Romero Martínez.

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Entre los años 1900 a 1934, atrás de la Catedral Metropolitana, Leopoldo Batres, encontró una gran cantidad de vestigios entre el que destacan estas miniaturas de instrumentos musicales con una deidad y que formaban parte de una ofrenda de un juego de pelota.

Ob. cit. Texto resumido.

 

 

En esa misma área, en la construcción de la línea 2 del Metro, atrás de la Catedral  y por ser contigua al  recinto del Templo Mayor, Jordi Gussinyer localizó este altar-ofrenda donde estuvo la cancha de  juego de pelota antes referida, con lo que se complementaron los hallazgos de Leopoldo Batres.

El Salvamento Arqueológico en las excavaciones del “Metro” en la Ciudad de México.

 Jordi Gussinyer. Sin fecha. Pág. 94. Texto resumido. Foto del autor. Sala Mexica.  MNA. INAH.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Brasero de guerreros deificados, cuauhtecas. Línea 2 del Metro. Hecho de arcilla. Tiene sus colores originales. 99 x 88 x 77 cm.

Foto del autor. Sala Mexica. MNA. INAH.

 

 

detalles

Fotos del autor. Sala Mexica. MNA. INAH.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Estas dos piezas que se encuentran en el Museo del Templo Mayor, son semejantes a la que se exhibe en el MNA. La cédula indica que fueron encontradas en el Centro Histórico durante la construcción de la línea 2 del Metro, hacia 1969. Representan  personajes “semidescarnados   que portan un collar conformado con manos, así como un yelmo de ave rapaz, probablemente de lechuza… que se relacionaba con la muerte, la noche y el inframundo”.

 



Foto del autor. Museo del Templo Mayor. INAH

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

“Altar de un guerrero en una pared de corazones  humanos, en acción ritual”, dice la cédula en el MNA.

El  individuo porta una  vestimenta muy rica. En una mano tiene un punzón de hueso para el auto sacrificio y en la otra  una bolsa de copal. Conserva restos de su color original.

Medidas: 59.5  X  41.5 X 29.5 cm.

El  arqueólogo Leonardo López Luján y el historiador Guilhem Olivier, identifican al personaje como Moctezuma Xocoyotzin, hijo de Axayácatl.

Boletín No. 42 del INAH. Pág. 47. Noticias de los Museos.  Diciembre, 1970.

Foto del autor. Museo del Templo Mayor. INAH.
 

El recuadro  que tiene sobre  su cabeza designa el año10 conejo, que corresponde al año 1502. En ese año murió el tlahtoani Axayácatl y su hijo, 

Moctezuma Xocoyotzin, tomó el poder.

La Estera y el Trono. Los Símbolos de Poder de Moctezuma II.  Leonardo López Luján y Guilhem Olivier.

Revista Arqueología Mexicana  No. 98. Págs.40-46. Texto resumido. Foto del autor. Museo del Templo Mayor. INAH.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Parte superior de la pieza.

La  parte superior del monolito tiene dos glifos alusivos al tema: el año 2 caña (1507), en que se celebraba el inicio de otro siglo, que los mexicas computaban cada 52 años, el Xiuhmolpilli o Fuego Nuevo, y el día 1 venado en que nacían los niños nobles destinados a ser gobernantes.

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Vasija de uso ceremonial en forma de mono que caracteriza a la época tolteca. Se identifica por su dureza y brillo metálico con  reflejos  plomizos, dice la cédula del MNA.

Fotos del autor. Sala Mexica. MNA. INAH.

 

 

Entierro ritual con cuchillos de sacrificio en la boca y nariz. Encontrado cerca del recinto del Templo Mayor.

Foto del autor. Sala Mexica. MNA. INAH. Datos de la cédula.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Cerámicas polícromas  de uso común y para ofrendas.

Foto del autor. Sala Mexica. MNA. INAH.

 

 

Platos de arcilla, decorados finamente y vidriados. Son originarios de la región cholulteca.

32 cm. de diámetro. fffffffffffffff22 cm. de diámetro.

Fotos del autor. Sala Mexica. MNA. INAH.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Este interesante plato trípode, ricamente decorado con grecas, debe tener las mismas características de origen que los anteriores.

Foto del autor. DEA

 

 

Plato trípode con doble compartimiento con refinados ornamentos.

Foto del autor. Sala Mexica. MNA. INAH.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Vasija de barro espléndidamente decorada con grecas. Muestra cuatro grabados de un Guerrero-Coyote. Mide 15.5 cm. de altura, y 15 de diámetro.

Esta pieza y las anteriores con este colorido, proceden de la cerámica  de origen mixteca-poblana, método reproducido después por los mexicas y que se conoce como Azteca-Polícromo.

Catalogadas como vasijas tipo códice, su decoración contiene una pictografía con conceptos religiosos; el fondo naranja refleja una acepción relacionada a la luz como antagonismo de la oscuridad.

 

Foto del autor. Sala Mexica.  MNA.INAH.

 

 

Detalle (girado) del Guerrerp-Coyote.

Foto del autor. Sala Mexica.  MNA.INAH.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Copa decorada y bruñida.

Olla con grecas ondulantes.

Fotos del autor.  Sala Mexica. MNA y Museo Nacional del Virreinato en Tepotzotlán. INAH.

 

 

Base para brasero ceremonial. Se encontró en la esquina de República de Guatemala y Brasil del centro de la ciudad. Se supone que estaba colocada en la entrada poniente del Templo Mayor, llamada Acatlayacapan o Tezcacoac, donde empezaba la calzada hacia Tacuba.

Una Base para Brasero Ceremonial Tenochca. Jordi Gussinyer. Boletín INAH No. 3 Época II. Octubre- diciembre 1972. Págs.  17-22. Texto resumido. Foto del autor. Sala Mexica. MNA. INAH.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

En la excavación, como se ve en los planos de alzado y planta de Gussinyer, se encontraron varios cráneos, cuchillos de sílex y obsidiana, cascabeles de cobre, collares, pectorales y otros objetos.

Tiene 85 cm. de diámetro y 1 m. de altura.

Gussinyer. Ilustración . Ob.cit.

 

 

Maquetas de arcilla.

Foto del autor. Sala Mexica.  MNA. INAH.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Rostros de Mictlatecuhtli. Dice la cédula del MNA:  “Las deidades del inframundo también recibían el sacrificio de los jugadores del Ullama, estas imágenes de la muerte, expresan el realismo macabro que tanto gustó a  los escultores de la época mexica”.

Fotos del autor. Patio de la Sala Mexica.  MNA. INAH.

 

 

Utensilios de barro indígenas; monedas y objetos de uso doméstico de barro y metálicos de la época colonial.

Foto del autor.  Sala Mexica. MNA.INAH.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Instrumento musical, teponaxtli, de terracota, 15.5 x 25 x 10.5 cm., con la deidad Macuilxóchitl, “Cinco flor”.

Se le llenaba de agua para producir  tonos especiales de percusión.

Foto del autor. Sala Mexica. MNA. INAH.

 

 

Instrumento musical, omichicahuaztli, hecho de un fémur humano.

Hueso Grabado en el Centro de México. Gerardo Cepeda Cárdenas y Raúl  Martín Arana.  Boletín del INAH No. 31

Marzo de 1968.  Págs. 38-41. Foto del autor. Sala Mexica. MNA. INAH.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Detalles del omichicahuaztli.

Muestra un fino grabado con varias deidades, una fecha, una banda celeste y otros símbolos en estilo códice. Posteriormente se le hicieron las muescas para usarlo como instrumento musical. Se encontró en la línea 1 del Metro, en la esquina de las calles de Izazaga y Bolívar a una profundidad de 2.25 m.; mide17 cm.

.

Ob.cit. Texto resumido. Foto del autor. Sala Mexica. MNA. INAH.  Ilustración del boletín.

 

 

El grabado en el fémur. Dibujo de Toru Ihomata, agosto 1967.

Ilustración, ob. cit.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Nelly Gutiérrez comenta sobre este grabado que tiene un disco solar donde está el dios Tonatiuh; se le identifica por el penacho, la nariguera y la franja de los ojos; sentado de frente y con las piernas cruzadas; tiene la cabeza inclinada y en su boca un canuto para sorber la sangre. Se aprecia una banda celeste con el planeta Venus y los círculos son estrellas.  En el recuadro está señalado el año “ácatl”  con nueve o diez numerales, que pertenecerían a los años 1475 o 1515. Los personajes de la izquierda, el de abajo, ostenta un tocado de colibrí, puede ser Huitzilopochtli. El que tiene al frente, por los detalles de las plumas, las borlas, el fleco y otros detalles, sería una alusión de Moctezuma Xocoyotzin o un personaje ataviado como aquel dios. El de la derecha, muestra un tocado con dos pedernales y una especie de antifaz, son de los atavíos que porta Tezcatlipoca.   En suma, la escena muestra un ritual de sacrificio.

Las seis muescas incisas son posteriores al grabado para usar el hueso como instrumento musical.

“Sobre un Fémur Grabado Perteneciente a la Cultura Mexica.”  Nelly Gutiérrez Solana.

 Anales del IIE , UNAM. 1983. Texto resumido.

 

 

Omichicahuaztli de fémur de mono araña.

Sello de barro con grecas en espiral y un ave al centro. Se usaba para tatuajes corporales temporales.

Fotos del autor. Sala Mexica. MNA. INAH.

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

 

Figurilla de barro con la personificación del perro Xóltl, identificado con Quetzalcóatl por las orejeras y el medallón.

Incensario.

Pequeña  figura de una mujer realizando una ofrenda floral.

 

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Personajes con algún tipo de minusvalía.

Fotos del Autor. Sala Mexica. MNA. INAH.

 

Al inicio de construcción de la línea 1, se localizaron  lebrillos o pateras de barro de la época virreinal. Son  platos de barro muy sencillos que se utilizaban para tomar líquidos o caldos.

Los frailes que daban  asistencia social a los pobres e indigentes, los usaban abundantemente para las obras de caridad. Para testimoniar  su obra  pía,  en el fondo estaba grabado un monograma que identificaba a los donantes. Su hechura es muy tosca.

Cuando se rescataron, los sellos se “calcaron” con un lápiz sobre papel. Su medida varía entre 6 a 8 cm. de altura y de 22 a 25 cm de diámetro.

Archivo Técnico de la Coordinación Nacional de Arqueología. INAH. Fotos del autor.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Algunos ejemplos de los monogramas en los lebrillos.

Ibíd.

 

Registro y calca en un “diario de campo” del monograma en el fondo de un lebrillo.

Ibíd.. Fotos del autor.  Museo Nacional del Virreinato en Tepotzotlán. INAH.

 

Primeros audiovisuales de excavaciones
arqueológicas en la construcción del Metro

 

En el año de 1988,  la Subdirección de Salvamento Arqueológico y el Sistema de Transporte Colectivo, crearon cinco audiovisuales sobre los descubrimientos arqueológicos en la construcción del Metro.

En ellos se informa de las actividades de salvamento arqueológico en la construcción de las líneas 3, 5, 6, 7 y 9.

Los audiovisuales, originalmente en trasparencias de 35 mm. (en los  que el autor participó en la producción fotográfica), se transfirieron a película en formato de casete “Beta”.

Actualmente ya existe su resguardo en DVD. Se muestran algunas  piezas de esa producción.

 

 

Audiovisuales

Arqueología en la Ciudad de México
Luís Alberto López Wario  y  Pedro Francisco Sánchez  Nava.

 Arqueología en la Línea 9 del Metro
María Moreno Cabrera, Erika Contreras Erdt, Marco Ayala Ramírez, Francisco Ortuño Cos  y  Rafael Ruiz.

Arqueología en la Línea 3 norte del Metro
María de Jesús Sánchez Nava.

Arqueología en la Línea 5 del Metro
 Margarita Carballal Staedtler y María Flores Hernández.

Arqueología en las Líneas 6 y 7 del Metro
Carlos Noé Parra Martínez y Román Aurelio Chávez Torres.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Guerrero Águila tallado en hueso de venado, de 6 cm. En otras fuentes se asegura que es de hueso humano. Localizado en la estación Azcapotzalco. L.6

Foto del autor. Dirección Salvamento Arqueológico. INAH.

 

 

Señalan los arqueólogos respecto a las monedas que “…del material encontrado en otras Líneas, cabe destacar las monedas de varias épocas encontradas en la  estación Mixiuhca  de la Línea 9, donde se localizaba  el Canal de la Viga.

 

Los arqueólogos llaman “arqueología histórica”  a los hallazgos que datan después del año de 1521 hasta los de años recientes. Las monedas encontradas  de la época colonial,  hasta el S. XX, entran en ese término.

Documental “ Arqueología de la Línea 9 del Metro “  Subdirección de Salvamento Arqueológico y el STC. Varios autores.  Año 1988.Textos resumidos.  Fotos archivo de la Dirección de Salvamento Arqueológico.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Agregan que en Mixiuhca  “… se instaló en el año 1750 una garita para controlar la entrada y salida de mercancías...

Ibíd. Fotos archivo de la Dirección Salvamento Arqueológico. INAH.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

La garita funcionó como oficina de hacienda para recabar impuestos...” Monedas del S. XIX-XX

ad

Ibíd. Fotos archivo de la  Dirección Salvamento Arqueológico. INAH.

 

 

La garita “…dejó de funcionar el año de 1896. El hallazgo de estas monedas, único de todas las excavaciones, es un indicador de los cambios  histórico-económicos de la ciudad”, concluyen.

ad

Ibíd. Fotos archivo Dirección Salvamento Arqueológico. INAH. Textos resumidos.

 

Otros hallazgos de arqueología histórica

 

En  la construcción de la línea 7, cerca de Chapultepec, cuando se reubicó  el Monumento a los Héroes de la Batalla de Molino del Rey se encontraron en su interior objetos colocados ahí  en memoria de  la guerra de México contra la invasión estadunidense, que ocurrió el 8 de septiembre del año de 1847.  Con el arqueólogo Francisco Sánchez Nava  a cargo del salvamento, se rescató una “caja de tiempo” en buen estado de conservación que contenía periódicos, monedas, litografías de esa época y un acta donde constaba ese hecho. Además, se recuperaron las urnas con los huesos de Ignacio Comonfort, Michel Echegaray, Lucas Balderas y Francisco Peñuñuri que participaron en esa batalla.

Síntesis del rescate Arqueológico del Metro. 1978-1995.  Recopilación de Ernesto Negrete García.

Construcción del Metro. Ciudad de México No. 17   Enero 1997. D.D.F. Sría. de Obras y Servicios. DEGECOST. Pág.8

 

 

Una de las monedas en la “caja de tiempo” del Monumento a la Batalla del Molino del Rey.

Ibíd. Pág. 11

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

La recuperación de monedas en las excavaciones es frecuente. En la construcción de la L. B se encontraron 25 piezas de cobre llamados maravedíes. La sociedad indígena practicaba el comercio por medio del trueque para adquirir y vender bienes o servicios, cambiando unos productos por otros. También se usaban como valor de cambio los granos de cacao, telas de algodón, cuentas de jade y oro en polvo.

 En la época colonial se implantó el uso de la moneda como único valor de compra-venta; otro cambio a las costumbres en el que hubo resistencia, pues el maravedí, por ser de cobre, era menospreciado por los indígenas que, incluso, los tiraban a la laguna.

El primer virrey Don Antonio de Mendoza emitió la primer ordenanza de acuñación en el año de 1535; el rey Carlos V lo prohibió en 1537 y Don Antonio en 1542 ordena nuevamente la emisión de 2 y 4 maravedíes. Para 1556 se suspendió la circulación de esa moneda. Las 25 piezas en referencia se encontraron cerca de la estación

 La Lagunilla, Eje 1 Norte y Brasil, en lo que fuera una casa del barrio de Atenantitech, habitada por nobles tlatelocas.

Monedas del S. XVI en la Ciudad de México. Ma. De Jesús Sánchez Vázquez y Alberto Mena Cruz.

Revista Arqueología Mexicana. No. 65. Págs. 72-75. Texto resumido.

 

Dos maravedíes. Anverso y reverso.

Ob. cit. Fotos del texto.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Comentario final

Este trabajo, breve en sí mismo, muestra parte del acervo cultural que se descubrió en las excavaciones de la construcción del Metro. Es indudable que cuando contemplemos este tipo de arte, nuestra percepción será diferente y no solamente por lo que represente esa creación. Hay mucho más: imaginar a la gente que las creó, la cultura a la que pertenecieron, lo que creían, lo que sentían, la época que vivieron.

Los indígenas fueron una sociedad tan disímil en cuanto a sus mitos, con una religión impactante; los alcances de su ciencia y astronomía admiran y contrastan; el pragmatismo de su organización política, social y militar domina Mesoamérica por medio de incansables invasiones y su mundo es truncado de la misma forma por una conquista en que la fuerza militar fue inimaginable, inesperada y superior por alianzas. A la antigua ciudad  desbastada se  sumó la etapa de la Colonia como un nuevo piso en el que en su proceso histórico, se consolidó "el país que hoy habitamos, siempre cambiante que no perdió ni olvidó sus raíces.

 

 

En esas raíces profundas tratamos de entender su arte: sus creaciones    son vigorosas y  de una belleza que, más que excelsa, impacta o violenta. Forjan un estilo propio, un simbolismo profundo en las que está implícita  una capacidad expresiva  que rebasa la imaginación, pues desempeñó una  función determinante en lo social, político y religioso.

Habría que preguntarnos respecto a los que crearon esas piezas qué educación o conceptos recibían de lo que es el arte para crearlo tan insólito. Si normalmente pensamos que el arte  siempre debe ser la representación de lo bello, lo sublime o lo que estimula los sentidos y la mente, aquí se rompe la regla.

El artista está iniciado para transmitir en la escultura , en los intrincados códices, en el maleable barro y la pintura mural, las más recónditas abstracciones religiosas que  son inconfundibles en las culturas mesoamericanas. Lo radical de su simbolismo, bajo el mandato de sus dioses, es un espejo brutal que refleja con sus prácticas religiosas una muerte cotidiana que dispone de la vida del hombre para asegurar su propia continuidad en medio de la naturaleza y el cosmos.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Sólo podemos concluir que el arte mesoamericano es único e inusitado, pues no tuvieron ninguna influencia cultural de otro continente.

 De los olmecas a los mexicas, que  existieron  en distintas épocas, hay una línea que se hace incesante y las une  con cambios progresivos y distintivos en cuanto a representaciones de deidades, en  formas para significar y expresar lo invisible, lo intangible con lo tangible simbólico. Es una corriente en la que  existe una continuidad cultural total. Su estética conmocionó, aún hoy, los conceptos del arte creados en el Viejo Mundo. Beatriz de la Fuente nos dice de los dioses mexicas:                   

“Las deidades siempre exhiben aspecto antropomorfo, completado con símbolos de distinto  orden que les confieren su esencia sobrenatural. El arte sagrado representó lo invisible por medio de lo material; con  frecuencia las imágenes de dioses resultaron en imágenes fantásticas dotadas de atributos híbridos sin parangón en la naturaleza”.

Para qué de la Historia en el Arte Prehispánico.  Beatriz de la Fuente. Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas. UNAM. Núm. 089. Págs.  7-21. México D.F. Otoño 2006.

 

 

Continúa Beatriz De la Fuente :“El estilo de las artes visuales mexicas se caracteriza por su impecable estructura y por su profunda energía concentrada. Sus formas (se) recogen sobre sí, se constriñen y compactan a la espera del detonador que las hará revelar sus significados más profundos. No interrumpen el espacio, y el tiempo que las rodea congela la eternidad de sus emociones contenidas.”

Cuando se “descubrió” América en el año 1492, sus diferentes grupos étnicos estaban en un proceso de desarrollo socio cultural muy diferente por la aparición tardía del hombre en este continente y su evolución fue vertiginosa. En esa línea de tiempo, el imperio mexica en 1519 vivía al margen de una Europa en plena época del Renacimiento, herencia cultural grecolatina que conquistó al mundo. España se había liberado de los romanos y árabes que la ocuparon por casi  mil años de los que asimiló una gran legado cultural. La influencia española en el Nuevo Mundo generó finalmente una universalidad recíproca. Tengo la certeza que lo único que se perpetúa y no perece a través de la historia, es el arte; los imperios, sí.                   

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Agrego, finalmente, lo citado al principio: este trabajo hace  referencia a lo que los arqueólogos encontraron al inicio de las excavaciones en las líneas 1, 2 y 3 del Metro, a las que se agregaron hallazgos de otras líneas. Se mostraron fotografías de las piezas que se exhiben en el Museo Nacional de Antropología y que son las más importantes. Con el afán de documentar, en primera instancia como una búsqueda personal que va más allá de la simple curiosidad, reuní toda la información que dio por producto este trabajo. Recurrí a los Boletines del INAH, con ilustraciones y planos como principales fuentes, así como algunos diarios de campo de los arqueólogos. Se reunió información de libros, revistas e internet, respetando escrupulosamente fuentes y autores. Insisto en que estos hallazgos se suman de forma natural al conjunto de la historia de México y no los hacen exclusivos en un apartado especial, pero sí distintivos por la naturaleza del tamaño y profundidad de las excavaciones de esa construcción. De cualquier manera, siento que es insuficiente lo que se muestra, por la cantidad y calidad de todo lo que la Dirección de Salvamento Arqueológico recuperó.  

 

 

Recurro, finalmente, otra vez a Jordi Gussinyer con un resumen de su apreciación del trabajo realizado en esos años: “el resultado de una magnífica experiencia para la arqueología, y la historia de México, por lo que se encontró aledaño al centro de la ciudad casi siempre restringido por la premura de la construcción. La excavación de 250 pozos de prospección y de niveles estratigráficos. El rescate de casi 100 toneladas de tiestos –casi 700 piezas- y un gran número de figurillas, maquetas de edificios, instrumentos musicales, pipas, figurillas de animales, etc.  Una gran abundancia de cerámica polícroma tipo cholulteca con primorosos diseños en rojo de platones trípodes con soportes circulares de gran diámetro y profusa decoración, frente al edificio de la Suprema Corte de Justicia. Los vestigios arquitectónicos, en lo que ocupa el primer lugar el centro ceremonial de Ehécatl y del que sólo se conservó la estructura en la estación Pino Suárez”, (de la que aquí se hizo una amplia referencia y muestra de las piezas y ofrendas ahí localizadas). Añade el hallazgo “de 45 loros un una sola ofrenda”.

Gussinyer. Sin fecha. Ob.Cit. Texto resumido.

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

“En esa misma área, abundaron lo guajolotes, patos silvestres, una especie de grulla y otras aves acuáticas, además de las osamentas en entierros rituales. Respecto a pintura mural, comenta una estructura circular” (posiblemente la que señalamos atrás de la Catedral),  “y parte de otra estructura que debió estar pintada exteriormente y que pertenecían al recinto del Templo Mayor, aunque no se pudieron determinar  debido a las limitaciones y dificultades de las obras de salvamento.  También frente al edificio de la Suprema Corte de Justicia, cerca del Palacio Nacional, se localizaron  construcciones prehispánicas de carácter civil, grandes edificios o verdaderos palacios, con restos de columnas, pisos y muros bien tallados. De los 300 entierros localizados, se añaden restos de construcciones de iglesias, conventos, artefactos y cerámica de la época colonial…”.

Total, que nuestra ciudad guarda en el subsuelo un conjunto de espejos que forman un mosaico cultural infinito y sorprendente.

El autor.

 

 

AGRADECIMIENTOS

A los arqueólogos Luís Alberto Martos López y Verónica Velásquez de la Dirección de Estudios Arqueológicos del INAH, por  permitir la digitalización del material fotográfico de las excavaciones iniciales en la construcción de STC. 

En especial, al maestro Raúl Martín Arana Álvarez por sus  comentarios y excepcional calidez humana.

A la maestra Ma. Guadalupe Sánchez Miranda, de los Laboratorios  y Apoyo Académico del INAH, por conceder el acceso a la biblioteca de ese lugar.

A las autoridades del Museo Nacional de Antropología, INAH-CNCA,  por el cuidado y belleza de ese recinto y por el libre acceso público para tomar  fotografías.

Al antropólogo José Concepción Jiménez López, de la Dirección de Antropología Física, por acceder a que se fotografiara el cráneo del “Hombre del Metro Balderas”

A  José Luis Ramírez  Ramírez, de la Coordinación Nacional de Arqueología, INAH.

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

RECONOCIMIENTO

A todos los arqueólogos y científicos de la Dirección de Salvamento Arqueológico del INAH por su denodada labor de redescubrir  y conservar la Historia de México.

A la Biblioteca del Museo Nacional de Antropología por el acervo que resguarda.

A la Revista Arqueología Mexicana  por su invaluable labor de difusión.

 

Contacto:

Carlo Ardán Montiel J.
Fotografía Documental
carlo_ardan@yahoo.com.mx
www.carloardanm.blogspot.mx/

REGISTRO

GOBIERNO FEDERAL
Secretaría de Educación Pública
Instituto Nacional del Derecho de Autor
Registro Público del Derecho de autor:
03-2012-080110181900-01
México, D.F.

Agosto de 2012