Arqueologia en el Metro

 

 

Restauración del adoratorio de Ehécatl

 

Existen varios agentes y factores que destruyen la conservación de los bienes culturales: la luz solar, el polvo, la lluvia y la contaminación ambiental por hidrocarburos; la flora y fauna nocivas, además del descuido y la basura son la causa de un gran detrimento. La Dirección de Estudios Arqueológicos del INAH se encarga del mantenimiento y restauración del adoratorio de Ehécatl, así como de su limpieza. Interviene un equipo especializado de arqueólogos y restauradores de esa dirección, con el apoyo del equipo de

Restauración de Bienes Culturales del STC.

La restauración y el mantenimiento se lleva a cabo con los procedimientos más originales, es decir, usando las técnicas más naturales como es la aplicación de una mezcla a base de cal con arena cernida y sal que la protege de microorganismos y le da un tono blanquecino, característica propia del acabado arquitectónico mexica.

Mantenimiento y restauración. Año 2002.

Año 2003

Última foto, el ilustre arqueólogo Luis Alberto Martos López.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

El año 2009 fue crucial para la restauración de la pirámide, pues se intervino a fondo en las partes dañadas y se le reintegró una capa de estuco para protegerla y darle una presencia digna.

El equipo de la DEA lo encabezó el arqueólogo Raúl Arana Álvarez, quien trabajó en el descubrimiento de ese  centro ceremonial hace más de 40 años.

 

 

 

 

 

 

 

Fotos del autor.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Al equipo de restauradores y arqueólogos de la DEA, se sumó el de Restauración de Bienes Culturales del STC, personal de Servicio Social y otros adherentes.

 

 

 

 

 

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

El arqueólogo Raúl Martín Arana, después de 40 años de haber participado en el descubrimiento de ese lugar.

Foto del autor. 15 de julio 2009.

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~
Otro basamento piramidal

 

Hacia el sur del centro ceremonial que hemos visto, cerca del paso a desnivel de la avenida Fray Servando Teresa de Mier, se encontró un pequeño basamento piramidal muy similar del adoratorio de Ehécatl y que habría formado parte de un conjunto anterior.

 

b

Rescate de un Adoratorio Circular Mexica. Jordi Gussinyer. Boletín del INAH No. 4

Segunda época. Enero-marzo 1973. Págs. 27-32. Fotografías DEA. INAH.

 

 

Jordi Gussinyer relata que estaba orientado hacia el oriente.

“Tenía 1.20 m. de altura y 4 de diámetro. Por su planta circular,  también pudo  estar dedicado al dios del viento”.

La cenefa ornamental era similar a la del adoratorio de Ehécatl.

b

Jordi Gussinyer. Ibíd. Texto resumido.  Fotografías  DEA. INAH.

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Perspectiva (reconstrucción).

Ob. Cit.

 

Planos

Ibíd.

Ibíd.

 

Ibíd.

 

Gussinyer  afirma que se hallaron 13 adoratorios diseminados en toda el área de el centro ceremonial en el área de construcción de la estación Pino Suárez; 6 de ellos circulares en el que se incluye el presente que estaba en buen estado de conservación. Raúl Martín Arana, comunicación personal, comenta que aquellos, en su mayoría, estaban muy destruidos y que los mismos mexicas los habían abandonado. Los terrenos cenagosos los obligaban a reconstruir o cambiar de lugar constantemente, hasta que consolidaban un terreno.

 

La gran casa del viento

 

La gran pirámide de Ehécatl-Quetzalcóatl que estaba al frente de la de Tláloc-Huitzilopochtli en el recinto del Templo Mayor, tiene antecedentes de sus vestigios en las excavaciones de construcción para  el Metro en la línea 2, atrás de la Catedral sobre la calle de Guatemala que datan del año 1970.

Los diarios de campo de los arqueólogos describen los restos de  una “estructura de Quetzalcóatl”  reseñando la posición y medidas correspondientes.

La mención cobra importancia pues apenas en febrero del año 2010, bajo el Programa de Arqueología Urbana  (PAU) del INAH, el arqueólogo Raúl Barrera dio a conocer que en la calle de Guatemala No. 16, en el Edificio Escalerilla se habían descubierto partes de lo que fue la gran pirámide de Ehécatl-Quetzalcóatl.

La descripción data una planta cuadrangular sobre la que está una estructura cilíndrica que pertenecen a dos etapas constructivas  del Templo Mayor.

Comprenden  la VI (1486-1502) y de la VII (1502-1521). Se calcula que la pirámide tenía un diámetro de 14 metros. Se estima que los datos de los hallazgos en la construcción de la línea 2 del Metro en 1970 antes señalados, pueden sumarse para  enriquecer lo recientemente descubierto, cuarenta años después.

Boletín del INAH. Febrero 2012.

 

Excavación de Salvamento Arqueológico en 1970 y del PAU en 2010.

Plano de Ignacio Marquina del Templo Mayor y calles actuales. 

Detalle del plano del Arq. Ignacio Marquina.  Arquitectura Prehispánica. INAH-SEP. 1964.

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Las pirámides de Tláloc-Huitzilopochtli y Ehécatl-Quetzalcóatl.

 

Fotografía del autor de la maqueta en la estación Zócalo del Metro.

 

Plano  de  la excavación de los restos de la “estructura de Quetzalcóatl” en  la calle de Guatemala del año 1970, en los Informes Técnicos  del  antes Departamento de Prehistoria del INAH, en las excavaciones de la L. 2 del Metro.

Archivo Técnico de la Coordinación Nacional de Arqueología del INAH.

 

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~

Croquis de la “estructura de Quetzalcóatl” en la calle de Guatemala.

Diario de campo en el Archivo Técnico de la Coordinación Nacional de Arqueología del INAH.

 

 

El  adoratorio de Ehécatl en la estación Pino Suárez, la que se encontró  hacia el sur y los vestigios que se comentan, se suman a los templos dedicados al Dios del Viento en la ciudad de Tenochtitlán.

Restos de la pirámide en la calle de Guatemala No. 16 por el PAU del INAH.

b

Fotos  tomadas del Boletín del INAH en internet.